Melilla Maravilla

Melilla

Este post está escrito por mi querida amiga y gran escritora María, en él nos abre las puertas a su preciosa ciudad: Melilla.  Aquí os lo dejo, no os lo perdáis 🙂

.

.

 

Conoce mi ciudad: Melilla

Hoy me cuelo en Maleta de papel para presentaros una de las ciudades más bonitas y desconocidas de España: Melilla. Para que sirva de aviso, me declaro una absoluta enamorada de mi tierra, así que es posible que la objetividad brille por su ausencia en este post…. o no.

Melilla

Situada en el norte de África y bañada por el mar Mediterráneo, Melilla constituye una minúscula ciudad de unos 12 km2 de superficie y unos 85.000 habitantes. Quizá su rasgo más destacado sea la multiculturalidad, puesto que en ella convivimos desde hace siglos cristianos, musulmanes, judíos y una pequeña comunidad de hindúes. De hecho, en el calendario escolar, en lugar de la tradicional semana blanca de Andalucía, nosotros tenemos como festivo las festividades religiosas más relevantes de cada Comunidad, especialmente el Aid el Kebir (que nosotros conocemos como ‘Fiesta del Borrego’) o el Yom Kippur de los judíos. Aunque se puede ver el contraste entre las distintas culturas en todas las calles, una visita muy curiosa es la llamada Ruta de los templos. Se trata de un recorrido por los principales templos religiosos de la ciudad: la Iglesia de la Purísima Concepción (la más antigua de la ciudad), la Sinagoga Or Zoruah (situada en pleno centro, en un edificio modernista), la mezquiza Zawiya Alawiya y el Templo Hindú Mandir. La ruta se contrata en la oficina de turismo y cuesta 4€ (un precio más que simbólico) que además incluye el desplazamiento en autobús a todos los templos… porque en Melilla está todo cerca, ¡pero si hay algo que nos distingue a los buenos ‘melillitas’ es que hay que ir en coche hasta la puerta de cualquier sitio!

Además de la Ruta de los templos, hay tres cosas en Melilla que no te puedes perder:

Melilla la Vieja

O simplemente “El Pueblo”, como lo conocemos aquí. Se trata de la antigua fortaleza de la ciudad, un recinto amurallado de la que aún se conservan fragmentos de la muralla original del siglo XV. El Pueblo está formado por cuatro recintos amurallados: tres de ellos se internan en el mar y el cuarto (el más moderno) comunica con la ciudad. Pasear por las callejuelas del pueblo es una maravilla y desde las murallas que dan al mar las vistas son un espectáculo. Pero además ofrece varios monumentos históricos que merece la pena visitar: los aljibes, las Cuevas del Conventico, la Iglesia de la Concepción, o la réplica del cañón El caminante, cuyos disparos delimitaron el perímetro de la ciudad y la frontera con Marruecos.

A los pies del Pueblo, se han habilitado dos pequeñas calas que están muy resguardadas, en las que merece la pena parar para darse un baño.

Melilla

Melilla

Melilla

Melilla

Melilla modernista

A tres minutos andando del pueblo tenemos el centro de la ciudad, famoso entre otras cosas por la cantidad de edificios modernistas que alberga. De hecho, aunque parezca mentira, Melilla es la segunda ciudad modernista más importantes de España, por detrás de Barcelona. Casi todos los edificios fueron diseñados por Enrique Nieto, discípulo del propio Gaudí, y aunque muchos de ellos se han restaurado, sigue conservando el mismo encanto que hace años. La importancia de los edificios modernistas ha hecho que se conozca a Melilla como ‘La ciudad de las cúpulas’… ¡Así que ya sabéis, a mantener la vista alta y a descubrir las maravillas de estos edificios!

Melilla Modernista

Melilla Modernista

Melilla Modernista

¡Y por supuesto… La playa!

Y es que no es por presumir ni comparar… ¡pero es que las playas de Melilla son una pasada! Además de las calas más pequeñas del Pueblo, tenemos dos zonas: la más antigua, prácticamente en el centro de la ciudad, con tres playas unidas de arena blanca, muy fina (es como la arena del desierto) y el agua calentita; y el paseo marítimo nuevo (lo arreglaron hace muy pocos años) con más piedras y en mar abierto. Dependiendo de qué tiempo haga y cómo sople el viento es mejor ir a una u otra. En las playas del centro durante los meses de verano se habilitan zonas para hacer deportes de arena, como tenis playa, football o volley, con lo cual el ambiente es muy bueno.

El tiempo nos permite ir a la playa desde el mes de marzo/abril hasta bien entrado octubre, así que si te gusta el sol y el mar, ¡te va a encantar!

Melilla

Donde comer en Melilla

Después de la playa hay que reponer fuerzas… y sitios para ello no nos faltan. Aquí es super típico ir de tapas; con cada consumición tienes incluida una tapa que puedes elegir de una carta. El pescado y el marisco están muy buenos y en comparación con la Península son mucho más baratos. También puedes probar la comida típica de Marruecos (tallín, cuscus, pastela, etc.) que te va a sorprender. Eso sí, no puedes irte de Melilla probar los pinchitos (pero los de verdad, no esos que suelen poner de cerdo adobado) y un buen té moruno en cualquiera de las cafeterías de la ciudad. Para mí, los mejores pinchitos de la ciudad son los del Sadia (donde también han puesto comida marroquí) y para el pescado Casa Juanito (el de la Barca, por la barca que ponen en la puerta con el pescado expuesto al consumidor). Después de comer te recomiendo que te tomes un café / copa en la terraza de la Pérgola. Tiene unas vistas incomparables y muy buen ambiente los fines de semana.

Casa Juanito Melilla

Casa Sadia Melilla

 

Excursiones desde Melilla

Si vienes para varios días y quieres hacer una excursión, tienes la oportunidad de conocer Marruecos. Las ciudades que tenemos más cerca son Nador, Farhana y Alhucemas, pero en la ciudad hay empresas que organizan escapadas a Fez o a Saïdia. En este último son muy conocidos los complejos de hoteles con todo incluido y unas playas paradisiacas, que casi te hacen pensar que estás en el Caribe. Si vienes con tiempo y puedes escaparte 4 o 5 días te recomiendo encarecidamente que contrates un viaje al Desierto. Son unas 8 horas en coche y hay empresas en la ciudad que te ofrecen incluso el transporte en coche o en autobús (yo personalmente prefiero el coche) y verdaderamente merece la pena. La primera vez que fui tenía 8 años y recuerdo que pensé que me habían llevado a la película de Aladín. Desde entonces he repetido el viaje 4 veces más y siempre descubro cosas nuevas.

Si no eres de Melilla, para cualquier escapada que quieras hacer en Marruecos (aunque sea para comprar) deberás sellar el pasaporte y cruzar la frontera. Quizá sea lo más pesado, porque se forman muchas colas para entrar y salir de la ciudad. Ten en cuenta también que la moneda es diferente,  (ellos usan Dirham), y aunque en los lugares más cercanos a Melilla aceptan euros, es conveniente que cambies dinero antes de ir.

Mi rincón favorito

Y ya por último, mi amiga Sara me pidió que eligiese mi rincón preferido de la ciudad… ¡Qué cosa más complicada! Pero para no alargarme mucho más, voy a elegir dos, vinculados con el mar, que es lo que más me gusta en este mundo: Aguadú y el Dique de la ciudad desde donde se puede ver una panorámica completa de la ciudad. No añado mucho más que las fotos, para que cada cual juzgue.

 

Melilla
Aguadú

 

 

 

 

Espero que os haya picado el gusanillo y vengáis a visitarla. Podéis venir en avión (desde Madrid hay 3 vuelos diarios y desde Málaga 5 o 6) o en barco (desde Motril, Málaga y Almería). El viaje en barco es mucho más económico, pero también se invierte más tiempo. Para el avión, yo recomendaría planearlo con antelación y tratar de aprovechar algunas de las ofertas de la aerolínea.

Y ya me despido. Seguramente me deje mil cosas que contar, pero creo que lo mejor es descubrir los sitios por uno mismo. Agradecer a Sara que me haya invitado a participar en su blog, ¡me encanta viajar y en Maleta de papel siempre encuentro ideas nuevas!

 

1 comentario

  1. Rosi dice: Responder

    ¡Muy completo el post! Me ha gustado mucho. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario