Impresiones de Florida: lo que me gustó, lo que no me gustó y lo que me sorprendió

Foto Gallos Key West

Impresiones de Florida

Cuando visitas un sitio nuevo te creas una imagen general que muchas veces resulta difícil de explicar. No se trata de si tal monumento es bonito o si la comida en el restaurante x es buena. Es una mezcla de sensaciones e impresiones que hace que en tu mente se creen asociaciones y que muchas veces obtienes en los pequeños detalles.

Como te puedes imaginar, durante mi primera semana en Estados Unidos me creé mi propia imagen del país, una mezcla entre lo que sabía y lo que veía. Y eso es lo que quiero compartir contigo hoy. Esas cosas pequeñas, esos detalles, que forjaron mi concepción de Florida. Puede que coincidas conmigo y puede que no, este es un post subjetivo donde me mojo y comparto mis sensaciones, no una guía absoluta sobre la bella Florida 🙂

Lo que me gustó:

  • Paisaje. Es el claro ganador. Recorrimos gran parte de Florida en coche y nunca te cansabas de mirar por la ventanilla. Los terrenos pantanosos, las playas, las palmeras, el sol. Una maravilla.
  • Servicio y facilidades como cliente. En Estados Unidos el cliente es el rey y eso se nota. La gente es muy amable y servicial, te ayudan a la primera, son flexibles y cercanos. Sé que esperan sus propinas al final de tu estancia y que a veces si están de mal humor es mejor que no sonrían pero por regla general el trato es muy bueno. Te llaman por tu nombre, te hacen recomendaciones, te meten las cosas en la bolsa en el supermercado (eso es algo que adoro, en España cada vez lo hacen en menos sitios).
  • Ambiente relajado. Al recorrer Florida se respira paz y tranquilidad. Hay muchas casa unifamiliares, todo está muy espaciado. Incluso Miami que es una ciudad grande no transmite la misma sensación que otras capitales como París, Londres o Madrid.

Miami

Miami
Downtown Miami
  • Casas. Es súper bonito, está todo lleno de casas de madera de colores, como de cuento, con su jardincito y coche aparcado delante. Me soprendió ver muchos carteles que ponían “No entrar. Propiedad privada”. Por lo que investigué, el tema de la propiedad privada se lo toman bastante en serio así que mejor no entrar/pisar si ves uno de esos carteles.

Casa Florida

Casa Florida

Lo que no me gustó:

  • Necesidad del coche para todo. Cuando viajo estoy acostumbrada a utilizar el coche para desplazarme de un sitio a otro, pero una vez llago a destino lo aparco y me desplazo andando todo lo que puedo. En Florida eso es totalmente imposible. Incluso en Miami el transporte público es muy limitado y necesitas coche para todo. Coche y dinero, porque tuvimos que pagar por aparcar en todos los sitios (incluso de noche) y no conseguimos ningún parking por menos de 1,5$/hora.
  • Disponibilidad (y precio) de frutas y verduras frescas. Cuando vas al supermercado e intentas hacer tu compra de fruta, verdura, carne, etc, te sorprende la poca disponibilidad de cosas “al natural”.  La fruta y la verdura que hay es carísima (la típica bolsita con tres pimientos valía 4€), y la que es orgánica no digamos ya. Además, mucha fruta te la ofrecen ya cortada, los langostinos en bandejas listos para servir, la carne ya preparada y marinada para hacer el guiso o al horno. Es el mismo concepto de facilitar las cosas al consumidor que comentaba antes, pero en el caso de la comida no me gusta. ¿Cómo puede una manzana pelada llevar todo el día en el envase sin estar oxidada? Es una tendencia que vemos más y más en España (comprar el tomate triturado para el desayuno en lugar de comprar tomate y untarlo nosotros), pero aquí se lleva a otro nivel.
  • El contraste entre el día y la noche. Antes que nada hay que decir que nuestro viaje fue en enero, y los días eran bastantes cortos (a las 18:00 ya anochecía). Estamos acostumbrados a viajar en invierno y sabemos que hay que adaptarse para ver cuanto más posible con luz natural pero nos soprendió mucho lo vacío que se queda todo por las noches. Una vez se pone el sol no hay un alma por la calle (andando, coches si hay). Es una práctica común no desplazarte caminando por las noches porque eres más vulnerable a robos o atracos, y nosotros la seguimos porque no conocemos y preferimos no arriesgar. Pero la verdad es que nos limitó mucho a la hora de hacer cosas por la noche y no me gustó la sensación de soledad (e incluso inseguridad a veces) de ir caminando por calles desiertas a las 7 de la tarde.

Lo que me sorprendió:

  • Gallos. Sí, como lo lees, tanto en los Cayos como en Miami vimos un montón de gallos. Andan libres por la calle, es súper gracioso. No llegamos a saber si hay un motivo concreto o simplemente es la tradición, pero nos encantaba encontrárnoslos en los sitios más inesperados.

Foto Gallos Key West

Foto Gallos Key West

  • El uso del español. Ya me habían dicho que en Miami se hablar español, pero no había entendido hasta que punto. Puedes estar días sin oír inglés, hasta los carteles oficiales están en nuestro idioma. Después descubrimos que EEUU no tiene un idioma oficial a nivel federal, aunque se entiende que el inglés es el idioma del país, pero en algunos estados segundos idiomas también son aceptados.
  • El patriotismo. Es otra de las cosas de las que oyes hablar frecuentemente, las ves en las películas, en los medios… pero aún así la realidad me impactó. No sólo porque había muchas banderas y reconocimientos a soldados que lucharon por América, sino porque cada vez que hablabas con gente se notaba que estaban inmensamente orgullosos de su país.”God bless America” (Dios bendiga América) no se oye solo en House of Cards, está muy presente en la realidad americana. El himno suena en casi todos los eventos deportivos y de otro calibre, y es algo que se recalca mucho: “América, la tierra de los sueños”.
  • Las donaciones. La economía americana está basada en una parte importante en donaciones, ya que el gobierno no cubre muchos de los servicios básicos a los que estamos acostumbrados en Europa. Existe un sentir común de devolver a la sociedad, de dejar un legado, así que tanto particulares como empresas donan a causas con las que se sienten identificados. Me esperaba que los hospitales, universidades y edificios culturales tuvieran nombre propio (de la persona que donó el dinero para su construcción), ¡pero no de las carreteras! Durante nuestro viaje vimos constantemente carteles de “Adopta una carretera”.  Había tramos que ya estaban “adoptados” y tenían el nombre del donante abajo, y otros que estaban aún disponibles. Así que ya sabes, si quieres contribuir a tener carreteras limpias, dona y con tu dinero se mantendrán las carreteras del estado de Florida.

Adopta una autopista Adopta una autopista

  • Cultura de inversión. Vimos muchos anuncios sobre como invertir tu dinero, tanto en carteles como en los medios. En la televisión muchos programas tenían un espacio sobre donde invertir dirigido al ciudadano de a pie. Es algo que yo no había visto hasta ahora, ya que de alguna forma mi inconsciente relacionaba inversiones con gente con mucho poder adquisitivo, pero aquí es una práctica común tengas el poder adquisitivo que tengas.

Me encantaría saber que fue lo que te sorprendió de Florida, ¡comparte tus opiniones dejándome un comentario!

Deja un comentario