De escapada en la Costa Brava: Palamós y Calella de Palafrugell

Hola a todos!

Retomo este blog con una pequeña escapada a la Costa Brava que hice hace un par de semanas y aun está fresca en mi memoria.

Barcelona es una ciudad maravillosa pero en verano hacer una escapada para desconectar del calor y la ciudad siempre viene bien, ¡y opciones no faltan!

Se puede ir hacia la montaña (interior) o a la costa (a Tarragona al sur o a Girona al norte). A mi me han hablado muy bien de la zona de Girona, más conocida como la Costa Brava, así que mis viajes han ido siempre hacia el norte.

sin-titulo

Mi último descubrimiento fue Palamós y Calella de Palafrugell (marcados con estrellita en la imagen del mapa), a principios de septiembre hicimos una pequeña escapada cuatro amigos. En nuestro caso alquilamos un coche, algunas de las calas que visitamos son más fácilmente accesibles si tienes tu propio transporte, pero a pueblos más grandes como Palamós también se llega en transporte público.

Buscando online en Rental Cars  vimos que el alquiler más barato era con Firefly , así que como íbamos justos de presupuesto utilizamos esa compañía aunque significara ir a coger el coche al aeropuerto (yo vivo con mi chico en Barcelona así que tuvimos que ir hasta el Prat solo para coger el coche). Al final la cosa no salió tan bien ya que había una cola enorme y el viaje se nos retrasó más de dos horas esperando a por el coche. ¡Tenedlo en cuenta si reserváis con ellos en verano!

Nuestra primera parada fue Palamós, un bonito pueblo a un par de horas de Barcelona (depende del tráfico, son como 120km). La idea era llegar a la tarde para dar un paseo y disfrutar la playa (tiene una en el mismo pueblo) pero con el retraso del coche de alquiler llegamos directos para cenar.

Palamós nos sorprendió por el ambiente que había, era ya principios de septiembre y las calles y los bares estaban llenos de gente tomando algo y cenando. Nosotros cenamos unas tapas muy ricas, tomamos un helado y dimos un paseo por el casco antiguo y la playa.

En lo que a gastronomía se refiere, Palamós es muy conocido por sus gambas , ¡están deliciosas! Se pescan todo el año pero durante el verano hacen menús especiales alrededor de la Gamba de Palamós, ¡si tenéis oportunidad no dudéis en probarlas!

La mañana del domingo fuimos a una playa cercana, la Playa de la Fosca, preciosa. Bastante aislada de la ciudad, nos resultó sencillo aparcar y encontrar sitio en la playa. Había gente pero no como las playas de Barcelona, disfrutamos del bonito paisaje y un ambiente tranquilo.

img_20160904_121918img_20160904_121740

Después de dos horas de playa y relax nos fuimos a comer a Calella de Palafrugell, un pueblo que varios amigos catalanes me habían recomendado y no decepcionó. Callejuelas estrechas, casitas de piedra con contras y dinteles de madera pintada de blanco o de azul, terracitas y barquitos pesqueros. De cuento 🙂

img_20160904_134716img_20160904_133243 img_20160904_133321 img_20160904_133330 img_20160904_133935 img_20160904_134021

Por la tarde fuimos a la Cala el Golfet (mirad el link para más detalles), otra joya y la forma perfecta de acabar el día. Pequeña y escondida, se accede por unas escaleras estrechas, un camino de piedra y un pequeño túnel. Totalmente aislada de todo, te sientes en el paraíso.

img_20160904_153055 img_20160904_153421

img_20160904_153358 img_20160904_153449

De vuelta a Barcelona nos tocó tráfico y llegamos tarde a casa pero supongo que es normal, ¿quién se resiste a visitar esos sitios teniéndolos tan cerca?

Hasta pronto!!

Deja un comentario