Diarios de Florida. Día 1: adaptación y Parque Nacional Everglades.

Aquí empiezo un diario de mi experiencia en Estados Unidos. Venimos (mi chico y yo) a pasar una temporada en Carolina del Norte, pero antes de llegar a nuestro destino final pasaremos una semana descubriendo el estado de Florida.

Aterrizaje en los Estados Unidos

Escogimos empezar por Florida porque el vuelo a Miami salía bien de precio y porque es un sitio donde siempre hace calorcito así que es ideal para visitar incluso en enero.

Aunque volamos directo desde Madrid, como salíamos desde Galicia nos llevó 24h llegar a Miami.  Cuando aterrizamos para nosotros eran las 5 de la mañana pero en USA solo eran las 11pm. Estábamos muertos, así que en nuestras primeras horas pasamos inmigración, alquilamos el coche, nos registramos en el hotel y nos fuimos directos a la cama.

Gracias al maravilloso jet lag, al día siguiente nos levantamos bastante temprano: a las 8 am estábamos duchados, desayunados y listos para salir. Decidimos tomárnoslo con calma, es nuestra primera vez en Estados Unidos y todo nos resulta nuevo, así que fuimos sin horario con nuestro coche parando donde nos apetecía.

Parque Nacional Everglades

Durante la mañana visitamos el Parque Natural Everglades. El parque es muy grande y hay muchas zonas y opciones para visitarlo. Nuestro motel estaba en Homestead así que hicimos la ruta Homestead- Flamingo Visitor Center.

Nuestra ruta

El parque se puede cruzar a través de una carretera asfaltada que está reconocida como ruta escénica, pagamos 25$ por el coche y nos daba acceso durante una semana.

Carretera escenica que cruza los Everglades

Esa zona de Everglades es casi toda zona pantanosa, cubierta en gran parte por un ancho río que fluye lentamente desde el río Kissimmee hacia el golfo de Mexico y la Bahía de Florida.

Zona pantanosa Royal Palms

Paramos en Royal Palm Visitor center, donde tuvimos que cubrir el coche para protegerlo de los buitres, y después hicimos la ruta propuesta y avistamos aves, peces y alligators. También paramos en el mirador Pa-hay-okee, hicimos alguna ruta corta y directos al Flamingo Visitor Center.

Coche invadido por las buitres
Zona avistamiento aves Royal Palm
Anhinga secando sus plumas al sol
Alligator
Vistas mirador Pa-hay-okee

Además de múltiples rutas, hay visitas guiadas en barco y se alquilan canoas y otras embarcaciones. Nosotros íbamos poco preparados y nos machacaron los mosquitos así que no fuimos en el barco, pero las excursiones tenían buena pinta. Ofrecían dos excursiones de aproximandamente 1h y 30 min (35$). Ambas salían del Flamingo Visitor Center (al sur del parque), una recorría los canales y el interior del parque y otra la bahía de Florida.

Pese a no ir bien protegidos del sol y los mosquitos las rutas son sencillas y pudimos disfrutar del paisaje, ver buitres, alligators y distintas aves y peces. Un paisaje totalmente diferente a lo que habíamos visto hasta ahora, ¡nos gustó mucho!

Yo con el alligator

Que comimos

Antes de volvernos, paramos a tomar un refresco y comer algo en el café del Flamingo Visitor Center (uno de los pocos sitios que ofrece comida, si planeas ir a pasar el día te recomiendo que lleves picnic). Como somos amigos de probar, pedimos lo que nos pareció típico de allí: Nuggets de alligator. Carne dura pero sabor suave, en palabras de la camarera “como cerdo pero con un toque a pescado”. A nosotros nos gustaron y definitivamente recomendamos probarlo.

Alligator nuggets

Ya de vuelta y para acabar el día fuimos al Walmart, es una de las cosas que más nos gusta hacer al visitar un país: ir a los supermercados, nunca sabes lo que te vas a encontrar (el post de los supermercados en USA queda para otro día). Nos aprovisionamos de cosas que nos habíamos olvidado como adaptadores y crema para el sol, compramos algo de cenar y nos vinimos al motel a descansar.

Mañana toca un día intenso, empezamos a recorrer los Keys, así que hay que estar con la energía a tope.

Deja un comentario