10 cosas que no te puedes perder en San Sebastián

A mí me encanta el norte y San Sebastián especialmente. A Donosti (nombre vasco de San Sebastián) le tengo mucho cariño porque mi chico estudió allí la carrera y durante unos años la visitaba frecuentemente.

Este septiembre volví después de bastante tiempo y me di cuenta de que era como volver a casa, una sensación de familiaridad de lo más agradable. En este viaje hacíamos de guías, íbamos con una amiga india que no conocía el país vasco ni la ciudad así que le dimos nuestros consejos y recomendaciones como “locales”.

Aquí van nuestros 10 “esenciales” de San Sebastián, lo que no te puedes perder si quieres ser como un local.

Nuestros 10 “esenciales” de San Sebastián:

1. Recorrer el paseo desde Ondarreta hasta el Ayuntamiento.

Como buena ciudad de mar, el paseo marítimo juega un papel muy importante en la vida de la ciudad. En todas mis visitas a San Sebastián, hiciera frío o calor, había gente por el paseo. Tiene unas vistas preciosas y es muy agradable, cuando lo empiezas parece largo pero antes de darte cuenta ya llegaste al final.

img_6129

img_6134

img_6135

2. Pedir pintxos calientes, ¡no te quedes solo con los fríos!

Ir de pintxos es obligatorio en el país vasco, esas barras llenas de suculentos tentempiés te conquistan ya solo con verlas. Pero mucha gente se queda con eso, con los pintxos que hay a la vista, ¡error!

Cuando vas con un local casi siempre se saben los pintxos buenos de cada sitio, y la mayoría son calientes, así que no dejes de echar un vistazo a la oferta de pintxos calientes y tomarte uno o dos.

img_6178

img_6180

3. Comer un helado en el Boulevard.

Durante mis primeras visitas a San Sebastián una de las cosas que más me sorprendió fue la cantidad de gente que vi comiendo helado por la ciudad. Si no eres español puede que no me entiendas, pero es que en San Sebastián no hace mucho calor que digamos, y la cantidad de heladería que tiene esa ciudad es un fenómeno curioso para mí.

Ahora ya es parte de la experiencia y nunca me voy de allí sin haber tomado un helado de mi heladería favorita (el Boulevard).

4. Ir al Peine de los vientos y que el viento te levante la ropa.

El Peine de los vientos es una escultura de Chillida. Situada en un extremo del paseo de Ondarreta donde bate con fuerza el mar, hay canales que conducen el aire que pasa por debajo del cemento hacia la superficie, ¡si te pones encima cuando viene la ola sale una bocanada de aire que se nota bastante!

peine_viento_19954

5. Pedir un zurito en un bar.

En el país vasco un corto de cerveza (una caña pequeña) se llama zurito. Siéntete como un local y pídelo a su manera. Un zurito y un pintxo y tienes el combo 🙂

pintxo-y-zurito

6. Bañarse en la Concha (o por lo menos mojar los pies).

El cantábrico no es el mediterráneo, pero los vascos son gente dura y es frecuente ver a alguien en el agua aunque sea invierno (hay gente que se baña todos los días del año). Si no te atreves a meterte del todo, ¡aunque sea moja los pies!

img_6160

img_6161

img_6162

7. Ver las olas en el paseo nuevo.

El paseo nuevo rodea el Monte Urgull, y esa zona de San Sebastián es una de las más batidas cuando hay temporal. Si hace bueno es un paseo muy bonito, si hay malo merece la pena pero ve con cuidado. Una vez rodeaste el monte aprovecha y vista Gros, el Kursaal (donde se realiza el festival de cine) y acércate a ver el edificio que ahora es el Hotel Maria Cristina.

img_6175

img_6176

8. Perderte por lo viejo.

El casco antiguo de San Sebastián está al lado del muelle, por detrás del boulevard y del Ayuntamiento. Es una zona de calles estrechas, la mayoría peatonales, llenas de bares y tiendas en las que perderse es una placer.

img_6150

img_6138

¡Ojo! Si mientras callejeas no pasas por la plaza de la Constitución, échale un vistazo el mapa y acércate.

img_6171

img_6170

9. Arriesgarse a probar algo nuevo.

Hace unos años San Sebastián ostentaba el título de ciudad con más estrellas Michelin per cápita. Existe una cultura gastronómica fabulosa, y son muchos los restaurantes y bares que arriesgan con nuevos platos e innovadoras combinaciones. Echa un ojo a las cartas o lista de pintxos y prueba algo nuevo, algo raro.

Si quieres una recomendación, el bar A Fuego Negro tendrás bastante donde elegir platos innovadores.

img_6157

img_6159

10. Usar una palabra en euskera.

Rápido te darás cuenta que el idioma euskera es bastante usado, así que si quieres sentirte más local te animo a usar alguna palabrita fácil. Aquí te dejo algunas sugerencias:

Hola: Kaixo
Adiós : Agur
Gracias: Eskerrik asko
Perdón: Barkatu
Por favor: Mesedez

¡Cuentame tus favoritos de la ciudad!

Deja un comentario